Inicio

Hace 16.000 años, este joven cazador corría detrás de su presa por la que hoy conocemos como depresión del Ebro. 2 millones de años antes, en África, Homo habilis jugueteaba con su piedra en el intento de obtener una cara afilada y cortante.

Un largo trayecto evolutivo, nos espera, y para conseguir que sea lo más ameno posible, qué mejor manera de recorrerlo que desde dentro, junto al ser al que pertenecen los huesos desenterrados que tanta información ofrecen.

Yo me he tomado la libertad de resucitar a Nadir, viviera o no, eso da igual, para compartir con él un lapso de su tiempo. Darnos la oportunidad de conocerlo antes de que los arqueólogos hallen sus restos.

DE ASPECTO

Similar al nuestro

DE SENTIMIENTOS

Igual de humanos

SU APORTACIÓN

Contribuir al progreso de Homo sapiens


LIBROS

MARCAPÁGINAS

E-BOOK

AUDIOLIBRO